El colesterol y los triglicéridos pueden afectar a la vida sexual

Que un exceso en el colesterol es malo lo sabe todo el mundo, sin embargo, el efecto que este puede tener sobre la salud sexual no es tan conocido. Entre otras cosas, afecta seriamente a las erecciones. Es más, uno de cada cinco pacientes atendidos en Boston Medical Group por este problema, mostraron un alto nivel de colesterol en los análisis. La prueba responde a un estudio realizado a unos 16.000 hombres durante varios años. Te explicamos cómo el colesterol y los triglicéridos pueden afectar a la vida sexual

 

  • Cómo pueden el colesterol y los triglicéridos afectar a la vida sexual

 

Aunque para muchos sea una sorpresa, el colesterol y los triglicéridos pueden afectar a la vida sexual. Tanto el colesterol como los triglicéridos, son grasas que circulan por el organismo, en concreto por las venas y las arterias. 

Una pequeña cantidad de estas grasas no suponen un grave problema para la salud, pero la acumulación que se produce por el exceso sí es mala. Poco a poco, el colesterol se va acumulando en las venas y arterias, dando como resultado estrechamientos y obstrucciones que no permiten que llegue suficiente sangre al pene, imposibilitando la erección. También afecta al sistema nervioso, de manera que el pene no recibe los estímulos necesarios para ponerse erecto. 

Los triglicéridos también circulan por la sangre y, aunque son necesarios como reserva de energía, en exceso afectan negativamente a las arterias. Producen un endurecimiento de los vasos, de manera que se estrechan e impiden que la sangre circule fluidamente, con los mismos efectos que el colesterol. 

 

Medidas ante el colesterol y los triglicéridos

 

Antes de que el colesterol y los triglicéridos afecten a la vida sexual hay que tomar medidas. Una de ellas es llevar una vida saludable, en la que no haya abusos de alimentos ricos en grasas saturadas. Comer muchos productos industriales, carnes rojas, proteínas animales mecanizadas y frituras, puede disminuir notablemente el vigor sexual. Por el contrario, hay que tomar mucha fruta, verdura y algo de carne y pescado. 

Para contrarrestar los efectos que pueden tener el colesterol o los triglicéridos, hay que llevar una vida con actividad física. El deporte es fundamental para que la grasa no se acumule en las venas o reduzca el paso de la sangre. La vida sedentaria no hace ningún bien a la actividad sexual, ya que no se quema toda esa grasa que se acumula en el organismo y que puede hacer tanto daño. 

Si se experimenta una disminución en la actividad sexual, es necesario pedir la opinión de un experto de Boston Medical Group. Analizará las causas que producen la disfunción y, si es necesario, diseñará un tratamiento para solucionar el problema. 

Si la disfunción se produce por una obstrucción vascular, el problema se agrava. No solucionar antes una enfermedad vascular de este tipo, no solo traerá problemas de disfunción. El efecto en la salud puede ser más dañino, por lo que habrá que tomar otro tipo de medidas urgentes. Tu asesor de Boston Medical Group te puede indicar qué hacer.