¿Cómo saber si tienes impotencia sexual masculina?

Es posible que en un momento dado un hombre no esté a la altura de lo deseado y no pueda alcanzar una erección o la pierda antes de llegar al orgasmo. Si ocurre ocasionalmente ¿se trata de un problema grave? ¿es necesaria ayuda profesional?. A continuación te hablaremos de cómo saber si tienes impotencia sexual masculina

 

  • ¿Cómo identificar la impotencia sexual masculina?

 

La impotencia sexual masculina también es llamada disfunción eréctil. Se trata de la incapacidad para lograr o mantener una erección. Puede ocurrir de mantera puntual, aunque también puede ser algo crónico. Sea un problema esporádico o crónico es necesario tomar medidas. 

Saber cómo identificar la impotencia sexual masculina es muy importante para encontrar una solución al problema. Hay dos factores que pueden estar relacionados con esta disfunción; uno psicológico y otro físico. Ambos son importantes, por eso hay que tomar medidas cuando se tienen los primeros síntomas. 

El conocido coloquialmente como “gatillazo” puede ser un problema puntual sin mayor importancia y no se considera impotencia sexual. Un mal día, el cansancio acumulado, las preocupaciones y otros factores, pueden causar la incapacidad de alcanzar la erección o que esta desaparezca durante una relación sexual. 

Aunque el problema puede ser puntual y no tener mayor importancia, también puede ser un indicativo de que algo no anda bien. Por eso, si no es algo puntual y se repite, pide una cita con un experto en sexualidad masculina de Boston Medical Group. Analizará que está pasando y cómo evitar que vuelva a ocurrir. 

 

  • Las causas de la impotencia sexual masculina

 

Además de saber cómo identificar la impotencia sexual masculina, es muy importante que conozcas las causas que pueden estar detrás de la disfunción. Esto deja claro que no es un tema que pueda tratarse a la ligera. 

  • Malos hábitos. Los malos hábitos pueden traer problemas graves de salud y generar impotencia de manera puntual a corto plazo y problemas crónicos a largo plazo. Si no quieres sufrir disfunción eréctil, evita el consumo de drogas y de alcohol. 
  • Vida sedentaria. No tener actividad física puede generar impotencia sexual. El pene se pone erecto gracias a la entrada de sangre en los cuerpos cavernosos. La vida sedentaria propicia la obesidad y los problemas de circulación. Si no llega suficiente sangre no se dará una erección o será flácida. 
  • La edad. A partir de los 60 años, se reducen las erecciones. Se cree que un 40 % de los hombres de más de 60 años sufren disfunción. Después de cumplir 70 años, el porcentaje asciende a un 50%. 
  • Problemas psicológicos. El estrés, la depresión, los problemas del día a día… son algunas de las causas más frecuentes de la disfunción eréctil. Si es puntual, puede estar dentro de lo normal. Si se repite, es necesario tomar medidas para que no se convierta en algo crónico. 

 

  • Medicación. Algunos medicamentos tienen como efecto secundario la incapacidad de alcanzar erecciones. Si se detecta que este es el problema, es necesario hablar con el médico y pedirle un cambio de tratamiento. 

 

Si has tenido el problema de la falta de erección en una sola ocasión, no hay mayor problema. Sin embargo, si ya te ha ocurrido más veces, lo más aconsejable es que te pongas en mano de un profesional de Boston Medical Group. Él te dirá lo que debes hacer.